Los Dilemas de la Representación.

Fecha 2/5/2004 16:38:09 | Tema: Teoría Política

Hacia una revisión de la crisis del modelo venezolano de democracia representativa.
Por Miguel Angel LATOUCHE*
Hasta 1998 el ensayo de construcción de espacios democráticos en Venezuela se fundamento en la lógica del mandato representativo. El ‘pueblo’ no era un actor directo del juego político, sino que su acción se encontraba limitada al acto de elegir a sus representantes mediante procesos electorales de carácter universal, directo y secreto. Quienes eran favorecidos por el voto popular tenían, en este contexto, la potestad para decidir acerca de los asuntos públicos sin que mediaran instancias que les requirieran consultar las preferencias de los afectados por la implementación de las políticas públicas. Se entendía que el mandato proporcionaba legitimidad a la acción gubernamental, la cual se ejercía sin que la movilización social permanente entorpeciera el ejercicio gubernamental.
En este modelo de organización política, la actividad ciudadana y los apoyos al sistema político eran encausados a través de la acción de partidos políticos de carácter cúpular, dentro de los cuales la voz de los asociados era silenciada por el juego de poder que se producía en las esferas más altas de la estructura partidista. Esto con el agravante de que la representación no obedecía, necesariamente, a un proceso de conceptualización acerca del intereses público sino que la misma respondía a las líneas de acción definidas en los centro de poder partidista, es decir, más que a los intereses de los representados, los representantes actuaban a favor de los intereses del partido.

En este trabajo estamos proponiendo que la crisis de legitimidad que produjo el desmoronamiento del modelo de democracia punto fijista. Es decir, el agotamiento del modelo de democracia pactada que buscaba la construcción de consensos entre diversas élites políticas y la reducción de la confrontación de intereses excluyentes de diferentes grupos sociales y políticos. Esta situación resultó de una profunda crisis en el modelo representativo adoptado por los miembros de esas élites y de su incapacidad para dar respuestas coherentes a las necesidades e intereses de sectores muy amplios de la población. Sectores que quedaron excluidos y que no eran considerados dentro de la distribución de beneficios que se esperaba fueran generados por el sistema democrático.

A continuación intentamos una caracterización de las implicaciones teóricas del modelo del mandato representativo, así como de las limitaciones de éste en sociedades en las que el ejercicio electoral y la movilización de las masas adquiere un carácter universal. En este sentido plantearemos, a través de una revisión del caso venezolano, que la representación es un mecanismo insuficiente para incorporar dentro del proceso político intereses que son contradictorios y diversos.

MIEMBRO de CIUDAD POLITICA: descargue aquí el artículo completo en formato PDF.

* El autor es profesor de Política Internacional en la Escuela de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela. Asimismo en el Sitio Web de la materia que dicta cuenta con el servicio de titulares de CIUDAD POLITICA.
Contacto:
Dirección postal: Avenida Universitaria. Edificio “Los Chaguaramos” piso 6, apartamento 64. Urb. “Los Chaguaramos”. Caracas.
E- mail: mlatouch@hotmail.com



Documento disponible en CIUDAD POLITICA ® ciencia política
http://www.ciudadpolitica.org

La dirección de este documento es:
http://www.ciudadpolitica.org/modules/news/article.php?storyid=354