Fundación Ciudad Política: liderar el desarrollo de la
ciencia política para mejorar la sociedad global.

Nuevas Tecnologías aplicadas a la Justicia Fue aprobada por la CONEAU la "Maestría en Nuevas...
Las cosas cambian por la nanotecnología Compartimos un artículo del Presidente de Ciudad ...
23rd World Congress of Political Science - Montreal 2014 23rd World Congress of Political Science.  19th- ...
Todas las Noticias
Donar

Miembro de Ciudad Política

Comunicación/ Prensa : Slogans de Campaña
Enviado por CIUDAD POLITICA el 24/3/2003 6:56:44 (27258 Lecturas) Artículos del mismo redactor
Comunicación/ Prensa

Por EGES*
El país ingresa de lleno a la campaña electoral. Despejadas las últimas incertidumbres económicas a partir del fallo de redolarización de los depósitos de la Corte Suprema de Justicia, cumplida la primera meta pautada en el acuerdo con el FMI y en plena vigencia una red de contención social poco vista en América Latina, lo que resta son los últimos aprestamientos de la política para definir un ganador o los primeros ganadores para la primera vuelta electoral el próximo 27 de abril.

1. El punto de partida

Los candidatos diseñan las principales armas de su campaña, pero hay algo que los identifica y aglutina a todos y es su bajo perfil. Al restringirse la campaña televisiva a los 30 días previos a la elección, cada uno de los hombres que disputan la Presidencia recorre el país sin grandes actos y movilizaciones populares y acerca su mensaje en forma personal sobre aquellos sectores que se desea consolidar o ganar.

Pero en todos también los iguala los ataques descalificadores hacia sus adversarios y alguna que otra contribución propia para diferenciarse.

Para Elisa Carrió, es la hora de decidir entre un proyecto de país o un proyecto de mafias. Se erige como una de las únicas voces que desde el espectro político denunció la connivencia de intereses privados con un Estado débil y mal manejado. Hace hincapié en los ataques personales de los que fue víctima ella y su fuerza política por parte de todo el arco político. Propone la reconstrucción de la autoridad institucional del Estado, considerando que desde allí se podrán percibir los beneficios de las principales decisiones en materia económica y social.

Para Adolfo Rodríguez Saá, su plataforma es la única que representa ciento por ciento los intereses de la Argentina. Sus propuestas remiten a la imagen de un país de antaño en donde la distribución de la riqueza era sin duda más equitativa pero también a la construcción de una economía más cerrada, condición esta inconveniente si tenemos en cuenta las vulnerabilidades financieras de la Argentina, y la alta globalización mundial no solo en los aspectos económicos, sino también políticos.

Para Carlos Menem, es la hora de decidir nuevamente si la Argentina tomará el tren hacia el primer mundo o se quedará irremediablemente en el tercero. Sus slogans de campaña remiten a su tiempo no por que haya sido el mejor sino por que fue indudablemente mejor a todo lo que vino después. A los ojos de su equipo de campaña, este slogan es el que se debe explotar para poder reconstruir fuertemente su alianza electoral primitiva (la clase de ingresos más altos con la de ingresos más bajos). Su principal debilidad es que en esta elección el candidato presenta competidores en los dos estractos sociales mencionados: López Murphy en los sectores más adinerados y Rodríguez Saá en los más pobres.

Para Ricardo López Murphy, se juega el destino de convertirse en una tercera fuerza electoral de peso y revertir con el tiempo la condena de las terceras fuerzas en la Argentina: terminar fagocitadas o desvirtuadas por el bipartidismo. Sus propuestas resaltan un perfil más institucionalista, la necesidad de reconstruir el rol de la autoridad pública, del Estado, de los poderes entre sí, del federalismo y del mercado. Identificado con la etapa de ajuste económico de la Alianza, resalta ahora que el país está “sobreajustado”, destacando la necesidad de preservar la red de contención social existente aunque desligándolo de lo político. Su posicionamiento está en la clase media y media alta del país, su crecimiento en las encuestas es destacable por todos los candidatos que compiten pero nadie arriesga un crecimiento superior al 10% tradicional que han cosechado históricamente los partidos de centro derecha a nivel nacional.

Para Néstor Kirchner, sus slogans de campaña se centran en la diferenciación con el resto de los candidatos y particularmente con los candidatos de su partido. Su discurso se concentra en la necesidad de lograr el crecimiento económico genuino y para ello reivindica el rol de la inversión pública. Llama a un nuevo reordenamiento de la Argentina en donde no sólo se discuta el déficit fiscal ó la emisión monetaria ó la tasa de inflación, sino también, la educación, el empleo, la justicia, el federalismo, el rol del Estado. Intenta basar su estrategia aglutinando a todos los sectores sociales de alguna manera: como garantía de seriedad que respetará compromisos y reglas de juego internas y externas; como garantía de crecimiento posibilitando la recomposición genuina de los salarios de las clases medias sumamente castigadas por la crisis y como garante de un Estado que no se hará el distraído ante la regresiva distribución del ingreso y la falta de oportunidades para los más pobres.

Finalmente, Leopoldo Moreau, concentra su discurso más hacia el votante de la UCR que hacia el electorado en general. Intenta aglutinar una base mínima partidaria con la cual eregirse en la genuina y única Unión Cívica Radical, después del desguace que significará para el partido la escisión de Elisa Carrió, de Ricardo López Murphy e incluso en suelo bonaerense, la merma electoral que le podría propiciar la huída del ex intendente de San Isidro Melchor Posse, como acompañante de fórmula de Adolfo Rodríguez Saá.


2. No habrá ninguna igual, no habrá ninguna

La elección del 27 de abril es la más atípica de las elecciones democráticas que se han llevado a cabo en la Argentina. Si se compara históricamente, quizá uno puede aseverar que las elecciones realizadas con el partido peronista proscripto también fueron atípicas, ó las de la década del 70 con una sociedad totalmente ideologizada y con síntomas de violencia. Pero estas son atípicas fundamentalmente por las consecuencias poco previstas que podrían llegar a tener sobre el sistema de partidos y por lo tanto de la democracia.

En primer lugar se debe considerar la situación social. A los fenómenos de apatía y desencanto para con la democracia, la alta fragmentación social reviste características de enfrentamiento entre distintos intereses, aunque estos estén contenidos bajo transitorios acuerdos económicos y sociales. Las decisiones perentorias que deberá tomar el Presidente que asuma, en cuestiones claves como los subsidios al desempleo sostenidos por las retenciones a la exportación de productos primarios, la recomposición salarial de los trabajadores y las tarifas de servicios públicos privatizados son sólo algunas de las cuestiones que harán resurgir nuevos y viejos enfrentamientos en el tejido social.

En segundo lugar, el trasvasamiento partidario en el sistema de partidos tradicional. Los seis candidatos mencionados pertenecen o pertenecieron ó al Justicialismo ó al Radicalismo. En el radicalismo cada uno de los candidatos representa una clara definición ideológica. En el justicialismo la cuestión es más compleja, por que más que diferencias ideológicas que en este partido siempre han convivido y han sido su principal característica, lo que difieren es en la definición del objetivo común, del interés de la Argentina como país, adjudicándose cada uno de ellos, la pureza partidaria. En este sentido el resultado electoral no sólo decidirá el camino de la Argentina sino también el desenvolvimiento futuro del Partido Justicialista, si se encolumna detrás de un ganador ó si confirmara su fragmentación como sucedió en el radicalismo.

Todos los candidatos y el peso de sus aparatos partidarios se concentran en los mecanismos de garantizar el triunfo.

Ni el papelón de la interna de la UCR ni los escándalos de Catamarca se presentan como una amenaza concreta y palpable para la celebración del acto electoral. El 27 de abril habrá elecciones y el 25 de mayo un nuevo Presidente. La tarea de pasar de los slogans de campaña a los hechos es una cuestión de la que varios equipos ya se están ocupando. Pero lo que ocupa la cabeza de los posibles ganadores no es sólo el desafío de gobernar sino también el desafío de reconciliar una sociedad y reconstruir estructuras partidarias fuertes y estables, necesarias para llegar a buen puerto en cualquier acción de gobierno que se inicie.

*EGES. Equipo de Gestión Económica y Social http://www.eges.com.ar

Valoración: 7.00 (31 votos) - Valorar artículo -



Otros artículos
10/3/2013 3:31:19 - 23° Congreso Mundial de la ciencia política de la IPSA
29/7/2010 4:02:27 - Los procesos de Modernización del Poder Legislativo
11/7/2010 23:24:01 - Creating the Committee for the Future
28/6/2010 1:29:18 - 22° Congreso Internacional de Ciencia Política - Madrid 2012, IPSA
14/6/2010 1:30:00 - Ciudad Política apoya creación de una Comisión para el Futuro
8/6/2010 10:09:05 - Laura Chiesa cuenta su experiencia de la beca de Ciudad Política
20/5/2010 3:40:00 - Diccionario de procedimiento parlamentario
11/5/2010 22:30:00 - Magíster en Gobernabilidad y Agua
30/4/2010 3:09:37 - Asociación Boliviana de Ciencia Política (ABCP)
23/4/2010 3:17:26 - Maria Dolores Acuña cuenta su experiencia en la beca de Ciudad Política



Marcar este artículo en estos sitios

                   

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.